Hans Christian Andersen - Un romántico infantil

April 2, 2018

 

Un 2 de abril de 1805 nacía en Dinamarca Hans Christian Andersen. Escritor y poeta famoso por cuentos infantiles tradicionales como El patito feo o La sirenita fue creador de un nuevo género en la literatura casi "sin advertirlo",

Así, como en un juego, como aferrado a la niñez permanente, pintó la vida de millones de pequeños que lo transmitieron oralmente a hijos, nietos y bisnietos en un círculo permanente y eterno.

 

Brooke Allen nos relata algunos aspectos de su vida.

 

"En La sirenita, Hans Christian Andersen sugiere que la inmortalidad puede hacer las veces de sustituto, si bien insatisfactorio, del amor humano. Es evidente que la historia es una alegoría de su propia vida ya que, más de 125 años después de su muerte, un Andersen falto de afecto tiene tanto derecho como cualquiera a la inmortalidad artística. En una época en que las historias infantiles eran exclusivamente morales y didácticas, él revolucionó el género con el humor, la anarquía y la tristeza de la gran literatura. Expresó las emociones más primarias y dolorosas con un extraordinario control estético. El resultado rivalizó con todo lo que produjeron los grandes escritores románticos que fueron sus contemporáneos. A su manera simple y sin pretensiones, nos dijo tanto sobre la condición humana (basta con recordar ) como cualquier otro escritor o filósofo."

 

En 1835 se publicó su primer volumen de cuentos de hadas, Eventyr Fortalte for Born, Forste Hefte (Cuentos de hadas para niños, Volumen I), que presentaba a los lectores dinamarqueses El yesquero, El pequeño Claus y el gran Claus y La princesa y el guisante.

Todas las historias se basaban en los cuentos populares originales, pero Andersen era consciente de que era un pionero de un nuevo género. 'Los escribí de la manera en que se los contaría a un niño', le confió a un amigo, y las palabras iniciales de 'El yesquero' confirman sus palabras: 'Por el camino real marchaba un soldado: ¡Uno, dos! ¡Uno, dos! Llevaba a la espalda su mochila y su espada al cinto, pues había estado en dos guerras e iba de regreso a su pueblo. En el camino encontró a una vieja bruja, tan fea que el labio inferior le colgaba hasta el mismo mentón'.

Liviano, coloquial, simple, su estilo chocaba con las normas de la época y estaba muy lejos del lenguaje florido y el contenido didáctico de lo que se escribía para niños. La prosa de Andersen destilaba humor, y los cuentos estaban construidos con una pureza formal que resultaba completamente nueva a sus lectores."

 

                                                                              Brooke Allen

 

 

Biografía: Knopf, Alfred A. ( 2001): Hans Christian Andersen. The Life of a Storyteller. New York, Ilustrado. 489 páginas.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts

Please reload

Follow Us

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon